13 septiembre 2007

Momentos idílicos


Que sensación más agradable, tenerte en mis brazos y sentir tu calor en mi cuerpo. Me vienen a la cabeza tantos recuerdos y tantas preguntas ¿Por qué no podemos quedarnos siempre cogidos el uno al otro? ¿Por qué tengo la sensación de que tarde o temprano otro ocupará mi lugar, y que tu lugar lo ocupará otra persona? ¿Por qué las historias de amor son finitas si siempre parecen ideales? ¿Por qué daría todo por una única persona?
Me siento al mismo tiempo tan relajado y poderoso abrazado a ti. Siento como tu larga y negra melena acaricia mi piel desnuda, al son que marca la brisa marina. Mientras las olas del mar susurran una hermosa melodía y el olor a libertad lo inunda absolutamente todo, una humilde lágrima de felicidad asoma por mi ojo izquierdo demostrándome una vez más que sí soy un ser sensible, que todo es una careta de hombre duro franqueable sólo por tí. Mientras aparto el pelo de tu cara, busco tus labios para humedecerlos con los míos, simplemente para sentirte y recordarlos una vez más, pero cuando llego a ellos y nace el contacto ya no puedo despegarme, y prolongo mi gesto hasta convertirlo en un profundo beso, casi de amor. Tu me sigues como lo haría un violinista a las orden de la batuta del maestro, pero más que obedecer, me sigues el juego y respondes con suaves caricias en mi espalda, que con tus manos de princesa siempre saben a poco, por aquello de mi gula insaciable que siempre pide más.
Tan fuerte me siento contigo que lucharía contra mil ejércitos por prolongarlo un minuto más. No quiero moverme, nada lo hará. Sólo hasta que nuestros cuerpos, despojados totalmente de cualquier canon estético, dejen de abrazarse y uno de los dos encuentre que es el momento de cambiar de aires. ¿Por qué? Pues porque no todo es tan idílico como en mis sueños. ¡¡Despierta!! Esto es la vida real.

Lo descrito arriba es una muestra del momento más emotivo e idílico para mí, . Es algo muy íntimo que espero sea valorado en su justa medida. ¿Cual es tu momento?

PD.: La mancha de la esquina inferior derecha es una accidente con el vino "COMPORTILLO". Él lo detuvo, pero también ayudo a su creación.

4 comentarios:

Marta dijo...

mi momento idílico es cuando hago la caca. oh, es fantástico.

Fernando Giner (Ferdi) dijo...

El de muchos yo creo. Y cuanta más caca retienes, más idílico es el momento de cagarla.....plof.....

Marta dijo...

Te has cargao la tableta.
Qué fuerete.

Anónimo dijo...

ooooh... ke dumàntic....